Centro de Estudios de Géneros (CEGES)

El objetivo general es servir de aporte a la sociedad chilena e internacional, a través de la formación de un think tank centrado en el estudio de géneros. Para llevar a cabo esta misión, trabajaremos haciendo investigaciones, actividades académicas tales como conferencias y también talleres para tener una forma de acceso a toda la comunidad de forma transversal.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Aborto "traumático" : situación de contexto


Sobre el aborto en Chile, se dicen muchas cosas. Se dice que prácticamente no hay abortos, cuando en realidad son más de los que podríamos imaginar si no hemos tenido una experiencia cercana. Es una cifra grande, pero escondida. Para muchas mujeres es una decisión que han tomado por un sentimiento de responsabilidad, para otras ha sido una decisión menos voluntaria, como en casos de muerte del feto, y para otras ha sido un episodio que han decidido borrar de sus vidas, como en el caso de violencia sexual. Muchas personas usan el argumento que, “además de ser un asesinato, porque la vida se debe proteger desde el "momento de la concepción", partiendo desde la perspectiva cristiana, el aborto es inhumano, dado que "atenta" contra una vida inocente y sin capacidad de defensa, y una experiencia traumática que deja a las mujeres sumidas en una profunda depresión toda su vida, y/o con un gran sentimiento de culpa.”

Sin embargo, al esgrimir estos argumentos, no se pasa por el cuestionamiento de la maternidad responsable. ¿Es mejor tener un hijo desnutrido, sin atención, que abocarse realmente a la responsabilidad de dar vida y educación a un ser humano? Si no es por motivos de muerte natural del feto, deberían ver que si una mujer llega a tomar la decisión de realizarse un aborto, y particularmente en nuestro país, es porque de verdad la decisión de no ser madre pesa mucho más sobre la decisión de serlo. Si generalizamos y caricaturizamos esta postura, en particular a la de los poderes fácticos conservadores (algunos de los cuales son capitalistas), podríamos decirles a estos señora-e-s lo siguiente:



  • Racionalicemos la decisión de realizarse un aborto
  • ¿Qué pasa si evaluamos el aborto desde una perspectiva Costo-Beneficio?
  • Partiendo del supuesto inicial que: el “consumidor” es racional
  • Para adquirir un “bien”, debe cumplirse la siguiente condición:

COSTO TOTAL (<) BENEFICIO TOTAL



  • Si desagregamos el COSTO TOTAL y el BENEFICIO TOTAL, tenemos que:

COSTO TOTAL = COSTO MONETARIO + DOLOR + POSIBILIDAD DE INFECCIÓN + POSIBILIDAD DE CÁRCEL + MALTRATO PISCOLÓGICO + POSIBLE "CARGO DE CONCIENCIA" (EN CASO DE CRIANZA CRISTIANA)


BENEFICIO TOTAL = NO-EMBARAZO



  • Luego, tenemos:



COSTO MONETARIO + DOLOR + POSIBILIDAD DE INFECCIÓN + POSIBILIDAD DE CÁRCEL + MALTRATO PISCOLÓGICO + POSIBLE "CARGO DE CONCIENCIA" (EN CASO DE CRIANZA CRISTIANA) (<) NO EMBARAZO



  • Si se desarrolla esta estructura costo-beneficio, el “consumidor paga el costo de adquirir el bien” que en este caso es realizarse el aborto. Así vemos que para muchas mujeres, su situación personal las lleva a tener esta “estructura de beneficios”, en la cual la no-maternidad es mucho más valiosa que terminar el embarazo, ya que se puede argumentar que:

NO EMBARAZO > IMPOSIBILIDAD DE MANTENER A UN HIJO


NO EMBARAZO > EMBARAZO NO DESEADO





En conclusión, vemos que si asumimos que las personas son racionales, es una elección racional para una mujer que no quiere ser madre en algún minuto de su vida el realizarse un aborto si se cumple la primera condición, que es genérica para todo tipo de consumo.


Me podrían decir que la vida no es un asunto para evaluar como un “bien de consumo” mercantil, pero, entonces, ¿En Chile la salud no es acaso un producto de lujo, que se comercializa? ¿No existe acaso una brecha entre salud de ricos y salud de pobres? También estamos jugando con la vida en este punto, porque se deja a mucha gente sin posibilidad de recibir atención médica.

Volviendo al tema que nos convoca, lo que es innegable es que el aborto, particularmente en Chile, es una experiencia traumática, en particular para las mujeres de recursos más escasos. Cabe destacar que las mujeres de más recursos, aunque se niegue sistemáticamente, sí tienen acceso oculto a realizase abortos de manera mucho más segura que sus congéneres de otros estratos sociales. Entonces, esta experiencia es traumática en particular para las mujeres de menores recursos. Pero, ¿por qué es traumática la experiencia?

Escuchando testimonios de mujeres de clases menos privilegiadas, se puede catalogar a esta experiencia de “traumática” tanto por las condiciones bajo las cuales se realiza (sin anestesia algunas veces, en lugares clandestinos y sucios) y por el maltrato psicológico de parte de las matronas y médicos que sufren las mujeres. Entonces, teniendo conocimiento que la culpa es cultural y particularmente a las mujeres en Chile se nos cría bajo distintas culpas (nos tenemos que sentir culpables de todo, o casi todo) y las condiciones bajo las cuales se practican los abortos, es obvio que es una experiencia mala tanto física como psicológicamente. Pero, es una cuestión de situación y contexto. Y esto es lo que debemos tener en mente y deberían tener en mente los detractores de este derecho.



¡A luchar por el derecho al aborto y en particular, al aborto seguro, y ojalá algún día, gratuito!




0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal